Un millón de euros por el violín que sonó durante el hundimiento del Titanic

Un millón de euros por el violín que sonó durante el hundimiento del Titanic

El Mundo, sábado 19/10/2013 14:37 horas El violín que usó el director de la orquesta del ‘Titanic’, Wallace Hartley, para ayudar a tranquilizar a los pasajeros, mientras el enorme barco se hundía ha sido subastado este sábado tras ser expuesto en Belfast. Su precio estimado se situaba entre las 200.000 y las 300.000 libras (entre 236.000 y 354.400 euros). Finalmente, ha sido adquirido por 900.000 libras (un millón de euros). El instrumento perteneció a Wallace Hartley, quien murió junto con otras 1.500 personas, cuando el barco se hundió en 1912. Fabricado en Alemania, que fue encontrado atado al cuerpo de Wallace después de que muriera en el hundimiento, cuenta con todos los alicientes de un objeto de leyenda. El organizador de la subasta asegura que el violín representa todo lo bueno de la naturaleza humana. La banda del Titanic tocó el himno ‘Nearer, My God, To Thee’ para calmar los pasajeros que subían a los botes salvavidas, mientras el majestuoso Titanic se hundía bajo las aguas heladas, tras chocar con un iceberg. El director de la orquesta pereció junto a los otros siete músicos. Su cuerpo fue recuperado 10 días después del hundimiento, el violín estaba dentro de un estuche de cuerdo que estaba atado a su cuerpo. El instrumento siempre se había dado por perdido, pero su hallazgo fortuito en el ático de una casa en 2006, fue recibido con alegría por los amantes de la historia del transatlántico ‘Titanic’ en todo el mundo. Las pruebas posteriores realizadas al instrumento han demostrado que es auténtico. La venta del violín se ha llevado a cabo en la puja organizada...
Música Lenta para Tiempos Veloces

Música Lenta para Tiempos Veloces

Slow Music for Fast Times, ese es el slogan de Hearts of Space, una radio y sello dirigidos por Stephen Hill que lleva la friolera de 40 años descubriéndonos música. Otros iniciaron su andadura allá por 1969, como el sello alemán ECM fundado por Manfred Eicher y que, si no me equivoco, alguien definió como “los editores del sonido más bello después del silencio“. Yo no llevo en esto de intentar descubrir música tanto tiempo como ellos, pero comparto su misma filosofía. Hay un tipo de música que sobrepasa mi indiferencia y que consigue mover mi estado de ánimo. Y suele ser música “lenta”. Por eso he creado la serie de programas temáticos de música ambiental/espacial. Y quizás, con los años, me esté volviendo cada vez más slow. Los que llevéis años escuchando el programa podéis decírmelo. No me interesan las radiofórmulas. No me gustan en absoluto las radios comerciales. Afortunadamente, en la Era de las Comunicaciones (gran paradoja), existen multitud de canales temáticos en Internet donde encontrar “otro tipo de música” y otra manera de entender la radio. Y en ello estamos: buscando esos sonidos lentos para estos tiempos veloces, intentando llegar a esa audiencia silenciosa que demanda esta música. Hacer este programa de radio es como una terapia para mí. Me mantiene activo, despierto, alerta. Oxigena mis neuronas y me empuja a llevarlo más allá. Todo lo que rodea el proyecto (la edición de los samplers, preparar el programa, buscar música nueva, componer el diseño de la web y cualquier otra idea que se derive) es una retroalimentación. Si no lo hiciera no dejaría de escuchar música...
Me he vuelto suspicaz. El Disco de la Semana vs. reseñas.

Me he vuelto suspicaz. El Disco de la Semana vs. reseñas.

Hace mucho, mucho tiempo, cuando lo tenía de verdad, disfrutaba escribiendo reseñas de los discos que más me llamaban la atención. Y disfrutaba haciéndolo porque no tenía ninguna directriz ni ninguna restricción marcada por terceros. Total libertad. Yo escribía única y exclusivamente sobre los discos que me apetecía. Y decía literalmente lo que me venía en gana. Y lo hacía concienzudamente: escribía a la vez que escuchaba el CD. Y lo escuchaba entero. Esta es una manía que todavía tengo. Soy incapaz de escuchar un disco a medias. Todos los CDs, absolutamente todos, incluidos los que no me gustan nada, los escucho de cabo a rabo. Sólo así puedo valorarlo. No concibo poner algún tema en la radio sin haber escuchado el disco entero antes. Manías. Alguna de esas reseñas se publicaron en revistas especializadas. Todas se pueden leer en la sección “Discos” de la web. Hacer esto de esta manera me llevaba mi tiempo. Así que decidí dejar de escribir reseñas de discos. Al menos hasta que pueda permitirme el lujo de volver a hacerlo. Algún día. Lo tengo en mi agenda mental de futuribles. El año pasado me pareció una buena idea dedicar una parte del programa al Disco de la Semana. La idea es poner buena parte de un CD (no entero) y destacarlo esa semana a modo de reseña sonora, en lugar de ir desgranando temas a lo largo del tiempo, porque llegué a tener la impresión de que así el disco “se diluía” y perdía impacto. Y, aprovechando las bondades de twitter, lo convertí también en #RecordOfTheWeek. De vez en cuando veo “por ahí”...