Podcast Killed the Radio Star

En 1979 The Buggles consiguieron una admirable paradoja: con su canción “Video Killed the Radio Star” (que pretendía llamar la atención sobre el fenómeno del vídeo, que empezaba a ser emergente en aquel entonces, advirtiendo que éste podría acabar desbancando a la archiarraigada radio en la industria musical) consiguieron sonar más que nunca precisamente… En la radio. Y el título de esta pegadiza cancioncilla que los de mi generación recordaréis con inusitada claridad me va a servir de excusa para hablar de un fenómeno similar que está teniendo lugar en la actualidad. Muy de tarde en tarde, curioseo aquí y allí para ver qué están haciendo otras radios que emiten programas de música new age. Entre otras cosas, para saber cómo suenan mis colegas, si estamos haciendo todos lo mismo (y por tanto yo debería apuntar hacia otro lado, porque para hacer todos lo mismo ya están los demás; uno desea ser mínimamente original) y también, para qué negarlo, para averiguar nuestros niveles de popularidad. Y hete aquí que me encuentro que las radios online son (en su mayoría) una estafa. Sí, una estafa. Porque ahora uno puede crearse desde casa su propia radio online y, simplemente, rellenarla con unos centenares de mp3… Y ya está. Música non stop sin una sola palabra por parte del locutor que nos ilustre sobre lo que estamos oyendo. Pero los hay peores. Los hay que publican su podcast con “programas” centrados en un disco, por ejemplo. Y cuando uno va a escucharlo esperando descubrir la historia de ese album, se encuentra con que se han limitado a fusilarlo tal cual, sin una...
Lost Frontier Top 50

Lost Frontier Top 50

Hace unos días me propusieron redactar una lista de mis “50 greatest new age albums of all time”. Difícil selección. Siempre, siempre, se quedará fuera alguno (de hecho, cuando he hecho el recuento, he tenido que suprimir alguno porque ya me había pasado). He procurado incluir discos “míticos”, “referencias” en este tipo de música, que marcaron un hito en su momento, aunque no están todos los que deberían, porque si no la lista sería enorme. Asimismo, intencionadamente he mencionado únicamente una obra por autor, a pesar de que algunos de ellos merecerían ser incluidos aquí con más de un disco. La elección en este caso puede no ser todo lo objetiva que debiera. Es inevitable. Y también aparecen, sin duda, álbumes que para mí tienen un significado especial y que en otras condiciones tal vez hubiera descartado. En cualquier caso, esta es mi propuesta: Arvo Pärt: Miserere Black Tape for a Blue Girl: Remnants of a Deeper Purity Chris Spheeris & Paul Voudouris: Enchantment Coen Bais: Socu Constance Demby: Aeterna David Antony Clark: Sacred Sites David Arkenstone: In the Wake of the Wind Enya: Watermark Frank Steiner Jr.: I Ging Symphony Frank Van Bogaert: Human George Winston: Autumn Globus: Epicon Himekami: Zipangu Javier Paxariño: Temurá Jean Michel Jarre: Oxygene Jens Gad: Le Spa Sonique Jimi Dolezal: Nature’s Beauty (Green) Jo Blankenburg: Floatovations John Stanford: TimeScapes Kitaro: Kojiki Luis Paniagua: Árbol de Cenizas Mannheim Steamroller: Fresh Aire V Michael Hoppé: Requiem Michael Nyman: Drawning by Numbers Michael Stearns: The Lost World Michael Whalen: Nightscenes, Music for the Evening Mike Oldfield: Ommadawn Mind Over Matter: Music for Paradise Mychael Danna: Skys...