Podcast Killed the Radio Star

En 1979 The Buggles consiguieron una admirable paradoja: con su canción “Video Killed the Radio Star” (que pretendía llamar la atención sobre el fenómeno del vídeo, que empezaba a ser emergente en aquel entonces, advirtiendo que éste podría acabar desbancando a la archiarraigada radio en la industria musical) consiguieron sonar más que nunca precisamente… En la radio. Y el título de esta pegadiza cancioncilla que los de mi generación recordaréis con inusitada claridad me va a servir de excusa para hablar de un fenómeno similar que está teniendo lugar en la actualidad.

Muy de tarde en tarde, curioseo aquí y allí para ver qué están haciendo otras radios que emiten programas de música new age. Entre otras cosas, para saber cómo suenan mis colegas, si estamos haciendo todos lo mismo (y por tanto yo debería apuntar hacia otro lado, porque para hacer todos lo mismo ya están los demás; uno desea ser mínimamente original) y también, para qué negarlo, para averiguar nuestros niveles de popularidad.

Y hete aquí que me encuentro que las radios online son (en su mayoría) una estafa. Sí, una estafa. Porque ahora uno puede crearse desde casa su propia radio online y, simplemente, rellenarla con unos centenares de mp3… Y ya está. Música non stop sin una sola palabra por parte del locutor que nos ilustre sobre lo que estamos oyendo.

Pero los hay peores. Los hay que publican su podcast con “programas” centrados en un disco, por ejemplo. Y cuando uno va a escucharlo esperando descubrir la historia de ese album, se encuentra con que se han limitado a fusilarlo tal cual, sin una palabra del locutor, que debe estar oupado en subir discos a diestro y siniestro. Y cuando me encuentro con estas cosas, me siento defraudado.

Esto, queridos amigos, no es radio. Como mucho, es hilo musical.

Luego, tras el palo recibido y el consiguiente bajón, uno tiene la desafortunada idea de mirar las estadísticas. Las frías cifras que te dicen cuáles son los “programas” más escuchados/descargados, los más aceptados por los oyentes y tal y cual. Y se lleva el segundo chasco del día: los programas más populares sobre la música new age son los que emiten música “de relajación”, “música zen”, música “de meditación”, música “para inteligencia emocional”, música “contra el estrés”… Y así. Casi de todo menos música new age.

O sea, que al final lo estamos haciendo bastante bien: nosotros programamos música “para escuchar” y procuramos ilustrar al potencial oyente. Hacemos radio. Eso sí, estamos por los suelos en los índices de popularidad.

Al final The Buggles tenían razón, aunque 30 años más tarde: podcast killed the radio star.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*