David Antony Clark






Hablar de David Antony Clark es hablar de un viajero, un hombre que busca aquellos lugares especiales, aquello que nos aporta sentir a los seres humanos y somos muy afortunados por ello; sus viajes, sus sueños, sus sensaciones, los traslada a su música, para uso y disfrute de los demás mortales.
Comenzando por su tierra natal, Nueva Zelanda, pasando por África, Asia, América, Europa... Toda un experiencia visual trasladada al mundo sonoro de forma magistral.

entrevista ©2006 Manuel Lemos Muradás y Roberto Vales para lostfrontier.org










—Has dedicado discos a lugares como Australia, África, etc. ¿Por qué a esos lugares y no a otros?

Terra Inhabitata, Australia Beyond the Dreamtime, Before Africa y las otras localizaciones que aparecen en Sacred Sites son lugares que ya he visitado en alguna etapa de mi vida y con las que tengo una conexión muy cercana o recuerdos de esos lugares. Para la contraportada de Before Africa he usado mi imaginación para visualizar un mundo primaveral hace mucho tiempo en Tanzania. ¡Una licencia poética!


—En el año 1999 publicaste junto con Jon Mark el disco The Leaving of Ireland. Este trabajo fue tu entrada al mundo de la música Celta. ¿Cómo nació este proyecto?

—Mi abuela era católica irlandesa y mis antepasados eran protestantes irlandeses. Todo esto tuvo poco impacto en mí cuando era niño. Pero cuando me ofrecieron un trabajo durante un año en Derry, Irlanda del Norte, todo esto cambió. De repente me sentí como si volviera a casa. Sentí un profundo sentimiento de «heimat».
Pasé todo ese año escuchando música folk irlandesa en los pubs de Derry, Donegal y Dublín y debido a eso una pasión de toda mi vida empezó. He vuelto varias veces a Irlanda recientemente.
Cuando Jon y yo grabamos The Leaving of Ireland yo tocaba en una banda irlandesa de musica folk aquí en Nueva Zelanda y había interés mundial por la música celta. Jon Mark siendo de Cornwall había hecho varios CDs de música celta por lo que yo le propuse que trabajaramos juntos en un tema que nos interesara a ambos: la emigración de la gente desde Irlanda durante el periodo de hambruna. Viajé a Irlanda y estuve durante un mes visitando lugares en la costa oeste donde la hambruna tuvo más impacto y The Leaving of Ireland fue el resultado de todo ello.





Hills of Home, The Leaving of Ireland (David Antony Clark & Jon Mark, 1998)





—Una de las cosas que siempre he distinguido de tu música es el uso que le das a la melodía y la producción que haces en tus discos. ¿Qué nos puedes decir sobre esto?

—La melodía me conduce. Mis compositores favoritos son de la epoca barroca: Bach, Handel, Albinoni, Corelli, etc. Ellos fueron increíblemente sofisticados y confiaban en su tratamiento de la melodía, por eso me inspiré en ellos. Pero con mi música siempre he tratado de pintar una pintura de un mundo primitivo y antiguo. Esto se puede lograr con el uso del ritmo. Por ello tiendo a usar «samples» de conchas, palos, piedras y raíles como percusiones junto con otros ritmos de percusión más reconocibles para crear una base rítmica.
Para la parte melódica siempre uso varios tipos de flautas: la flauta Maori «koauau», una colección de flautas de bambú de las islas del Pacífico y la flauta india «bansuri», por mencionar algunas. Estos instrumentos tienen una calidad primitiva que aprecio.
Tengo un ejemplar de flauta antiquísima (15.000 años de antigüedad) que uso en ocasiones.





Rainmakers, Before Africa (1996)





Sacred Sites es un homenaje a alguno de los lugares más místicos de la Tierra. ¿Qué se siente en esos sitios?

—Actualmente, después de grabar Sacred Sites, he regresado al lugar que es conocido como «To the Ice God» (Al Dios Helado), en Muktinath en Nepal. Debido a la ruta que escogí, tuve que cruzar el paso «Throrung La» situado a 5.400 metros de altura. Debido a esto cuando llegué a mi destino estaba demasiado cansado y dolorido para sentir algo.
Los lugares que aparecen reflejados en Sacred Sites son todos sitios donde he experimentado un profundo sentimiento de goce, más alla de lo que sentirías como un turista normal. Por ejemplo, escalar Machu Picchu antes del atardecer y encontrarme solo en el ocaso es algo que nunca olvidaré. Probablemente ya no sea posible hacer esto ahora pero recomiendo llevar una copia del poema de Pablo Neruda Las Cumbres de Machu Picchu contigo e intentarlo de todas formas.
Esos son mis sitios sagrados. Lugares que recomendaria de corazón a mis mejores amigos para que los visitaran.





Midnight in the Temple of Baal, Sacred Sites (2004)





—Tus inspiraciones provienen de muchas fuentes: paisajes, culturas, etc. ¿Te han influenciado tus estudios de astrología a la hora de componer? ¿Algún día crearás un disco inspirado en las estrellas, planetas, etc?

—Buena idea, dejádmelo pensar.


—Tus grandes pasiones son la música, los viajes y la naturaleza, lo cual se refleja en tus trabajos. ¿Has intentado reflejar esas pasiones en otras formas artísticas?

—Para ser honesto, no. Estoy interesado en la música, no en las artes visuales. Tengo grandes amigos que son artistas, pero yo simplemente no he nacido siendo una persona visual. Simplemente no puedo comprender por qué un cuadro de un paisaje es interesante cuando por menos dinero de lo que cuesta el cuadro puedo ir allí, beber un vaso de Chardonnay y ver la puesta de sol.
Mis héroes son y siempre seran músicos y compositores.





Forest Gods, The Man who Painted Caves (1999)





Shaman Dancing es el título de tu nuevo trabajo. ¿Por qué lo dedicas a los chamanes? ¿Viven todavía? ¿Tienen cabida en un mundo donde la tecnología y la ciencia se han vuelto dioses?

—A pesar de que el termino chamán proviene de Siberia, todas las sociedades indígenas a lo largo del mundo tienen y han tenido sus chamanes, hombres y mujeres medicinales que son doctores, cuyos conocimientos y prácticas son increíblemente similares.
Muchas sociedades indígenas en Asia, el Pacífico y Sudamérica todavía mantienen sus chamanes tradicionales mientras que otras culturas como los Maoríes en Nueva Zelanda tratan a sus «tohunga» y sus doctores modernos con igual respeto.
El rol del chamán es actuar como intermediario entre el mundo material y el mundo espiritual, lo conocido y lo desconocido, explicar el mundo, predecir el futuro y curar a los enfermos. Tenemos gente que hace esto por nosotros hoy en día en el mundo moderno: ¡científicos!





—¿Qué trabajo de investigación has tenido que realizar para recrear un lenguaje como el PIE?

—Pensé en esa idea hace varios años pero nunca pude encontrar un diccionario fuente. Hace poco pude encontrar uno y me di cuenta que mientras que no es muy interesante para algunos a mí me hechizó.
Se ha hecho mucho trabajo durante los últimos 150 años investigando las raíces de las palabras de muchas de las lenguas europeas y asiáticas y un léxico básico está ahora disponible para las lenguas Proto Indo Europeas (PIE). Las pronunciaciones y la gramática exacta puede ser que nunca se sepan, pero se puede intuir. Amo la idea que los cantos que he grabado provienen de un lenguaje de 8.000 años de antigüedad.





Frog Dancing, Australia Beyond the Dreamtime (1995)





—Todo el disco es fantástico, es empezar a escuchar el primer corte y dejarme transportar por la energia que transmite, proyectarme a ese mágico pasado en que el Hombre interactuaba con nuestro planeta y con su espíritu. ¿Debemos mirar al pasado para entender mejor nuestro futuro? ¿Estamos matando a Gaia?

—Si estudiamos nuestro pasado como especies sin prejuicios, como una de las 6 millones y medio de especies que hay en la Tierra, obtendremos una verdadera imagen de nuestro planeta dentro del gran esquema de las cosas. Ahora nosotros tenemos una poderosa posición en el planeta. Y tener poder conlleva también una gran resposabilidad. No veo hoy en día evidencias de que se lleve a cabo esta responsabilidad.
Si realmente queremos conservar Gaia, todos tenemos que decidir hoy a qué debemos renunciar. Es una gran decisión para todos nosotros. No podemos esperar a que nuestros líderes tomen esa decisión por nosotros. Por ejemplo, la raíz de muchos de nuestros problemas globales es la superpoblación, y esto es algo por lo que debemos y podemos hacer algo.
¿Estamos matando a Gaia? Si yo fuera optimista diría que sí. Si yo fuera pesimista diría que ya la hemos matado hace tiempo. Mientras que toda la ciencia actual me hace ser pesimista, todavía rezo por el optimismo y el buen juicio de la Humanidad.


—Una vez un músico español me dijo que un músico sin audiencia sólo puede ser un ser físico pero no un ser realizado. ¿Estás de acuerdo?

—¡Oh, sí!





Spirit Stalking, Shaman Dancing (2006)





—¿Qué nos aportará David Antony Clark en el futuro?

—Bueno, pienso que he encontrado mi «groove» con Shaman Dancing. Es el album con el que expreso mi ser real, lo más cercano a mí dentro de mis proyectos. Estoy realmente contento con ello por lo que pienso que investigaré dentro de ese área por un tiempo.




Dunedin, Nueva Zelanda, 3 de diciembre de 2006



Escucha Sacred Sites en el podcast #927.




David Antony Clark está incluido en nuestro sampler 07 con su tema Spirit Stalking.